Los trabajadores de Chile experimentamos los peores embates de la decadencia neoliberal. Nuestro pueblo clama y refrenda la demanda del sueldo digno acorde a las exigencias del porvivir, pensiones que permitan seguir desarrollando la vida, la existencia de garantías eficaces de seguridad pública, entre otras necesidades fundamentales.

Entre tiburones y pirañas los trabajadores -principal motor del desarrollo del país y esencia de la patria- seguimos movilizándonos a diario por la subsistencia de los hogares. Los tiburones son los grandes usureros oligarcas de la patria que abarcan los principales sectores de la economía y la política. Las pirañas son el hollín lumpenesco que infecta la vida social de quienes con el esfuerzo ganamos el sustento. La organización popular patriótica es la red de acero y el arpón que atrapa a las inmundas criaturas que operan en desmedro de nuestro Chile.

¡Pueblo de Chile a la lucha!